Fotografía de: Adrian Pingstone.

Gorilla gorilla gorilla

El gorila occidental de llanura, de planicie o de tierras bajas, es la subespecie del gorila occidental más numerosa, la más popular y la que generalmente se mantiene en los parques y zoológicos. También es la subespecie que ha sido más estudiada, por lo que hay bastante información comprobada acerca de sus características biológicas.

Orden: Primates
Familia: Hominidae
Género: Gorilla
Especie: Gorilla gorilla

Descripción

Su imponente tamaño, a los ojos humanos, no lo hace el más grande. De hecho, el gorila occidental de las tierras bajas es la subespecie más pequeña, incluso más que el gorila de montaña. En su adultez, el macho mide entre 1.5 y 1.8 metros de altura si adopta una posición erguida, y pesa de 140 a 270 kilogramos. Los más pequeños llegan a medir 1.2 metros, y las hembras, en general, son más pequeñas y menos pesadas que los machos. Por su parte, los machos en cautiverio pueden pesar más de 270 kilos.

El cuerpo de ambos sexos es robusto y fuerte. La cabeza es relativamente grande, con un cráneo ancho y un arco superciliar (una especie de cresta ósea) muy notorio. Tiene potentes músculos en la mandíbula que le ayudan a arrancar y masticar plantas fibrosas y duras con ayuda de sus 32 dientes. Carece de cola pero cuenta con pulgares oponibles; esto significa que puede tomar objetos usando el dedo pulgar junto con los demás dedos, como sucede en los humanos.

Su piel, menos la del rostro, manos, pies y orejas, está cubierta con una capa de pelaje negro o marrón grisáceo. Cuando alcanzan la madurez sexual, los machos adquieren pelo gris plateado en la espalda y la parte superior de los muslos. Camina sobre los nudillos de las manos.

Es la subespecie del gorila occidental más numerosa, más popular y la que generalmente se mantiene en los zoológicos.

Distribución y hábitat

Gorilla gorilla gorilla es nativo de Camerún, Angola, República Centroafricana, Gabón, Congo y Guinea Ecuatorial, y se le considera extinto ya de la República Democrática del Congo. Su ubicación abarca la parte este de África, justo en la cuenca del río Congo pero al oeste.

Habita principalmente bosques tropicales de tierras bajas, si bien algunas poblaciones se encuentran en bosques pantanosos, bosques ribereños y bordes de bosques. Su entorno es húmedo y lluvioso, pleno de vegetación. Los grupos ocupan rangos de hogar de hasta 20 kilómetros cuadrados.

Alimentación

El gorila de llanura es una criatura herbívora. Su dieta se compone de frutas, raíces, hojas, tallos, corteza y pulpa de árboles. La abundancia de frutas en su alimentación depende de la estación, así que en las épocas de mayor producción aumentan su consumo y las prefieren sobre las hojas. Se estima que pueden comer los frutos de más de 100 especies de plantas y que los adultos comen alrededor de 18 kilos de alimento al día, suficientes para conservar sus impresionantes dimensiones.

Comportamiento

Esta subespecie comparte con las demás varios aspectos del comportamiento y estilo de vida. Ellos viven en grupos familiares dominados por un solo macho, el famoso macho “espalda plateada”, cuya función es proteger a todos y tomar las decisiones. En muy pocos casos hay dos machos dominantes; cuando esto pasa es casi seguro que se trate de un padre y un hijo.

Un típico grupo familiar de gorilas de llanura se compone de unas 3 hembras adultas, sus crías y el macho dominante, con un promedio de 4-8 individuos, pero puede contener poco más de 20 miembros. Él es quien defiende ferozmente a las hembras y a las crías, por lo que ellas prefieren siempre mantenerse cerca de él. Para establecer una relación más cercana, acostumbran asearlo. En caso de que este macho muera, las hembras no pierden tiempo y se acercan a otro para mantenerse protegidas.

Se piensa que los gorilas son gigantes feroces y agresivos, pero realmente se caracterizan por su tranquilidad y prefieren evitar las confrontaciones. Solamente cuando no tienen más opción los machos dominantes optan por amenazar a sus atacantes con una demostración de poder en la que se posicionan sobre las patas, se golpean el pecho con los puños y profieren rugidos potentes. Si los intrusos los atacan, entonces pueden enfrascarse en una pelea física.

Reproducción

En general, los gorilas no se reproducen de forma prolífica, sino que lo hacen lentamente. Una hembra, que alcanza la madurez sexual a los 8 o 9 años de edad, puede tener crías cada 4-6 años. Muchas hembras no maduran sexualmente sino hasta los 10-12 años. A pesar de ser fértiles durante todo el año (no tienen una temporada específica para aparearse), solo tienen posibilidades de embarazarse durante 1 o 2 días al mes, lo que hace que la tasa de natalidad de la subespecie sea muy pequeña. Por su parte, los machos alcanzan su madurez sexual más tarde que las hembras.

El gorila de llanura es polígamo: el macho dominante se aparea con las hembras receptivas de su grupo familiar. El período de gestación dura alrededor de 8.5 meses o casi 9, después de los cuales nace, con frecuencia, una sola cría de unos 2 kilogramos tras un parto sencillo de aproximadamente media hora. El pequeño pasa sus primeros meses de vida prácticamente pegado a su madre, quien lo transporta sobre su vientre o espalda y lo alimenta con leche materna. A medida que crece se aventura a moverse por sí mismo, pero siembre bajo el atento ojo del “espalda plateada”.

Tanto las hembras como los machos acostumbran abandonar el grupo familiar en cuanto alcanzan su madurez sexual; las primeras para evitar conflictos con las demás hembras para conseguir los favores del líder, y los segundos para evitar pelear con el macho dominante, que a determinada edad ya los considera una amenaza para su posición. Por ende, los miembros maduros se alejan en busca de un nuevo grupo.

Amenazas y conservación

Es una subespecie críticamente amenazada.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera a Gorilla gorilla gorilla una subespecie críticamente amenazada (Critically Endangered, CR), debido a 2 factores principales: la caza con fines comerciales y la enfermedad por el virus del Ébola, de la que también es víctima. Además, la tala inmoderada ha degradado su hábitat debido a la desaparición de miles de hectáreas de bosques, que son su hogar.

En teoría, el gorila de llanura está protegido de la caza y captura, pero realmente las leyes no se cumplen como debería ser. Muchos individuos viven en parques nacionales y áreas protegidas, y se están realizando intentos por promover el desarrollo sostenible en sus hábitats, con la intención de que el impacto de las actividades humanas (agricultura, pastoreo, poblaciones, etcétera) sea mínimo y pueda aumentar el número de individuos en estado salvaje.